fbpx
 

¿Qué son los asientos contables?

Imagen post asientos contables

¿Qué son los asientos contables?

Los asientos contables sirven para llevar el registro de la actividad de un negocio cada vez que se produce un cambio en el patrimonio de una empresa; con el fin de tener actualizado el libro de contabilidad y evitar inconvenientes con inspecciones. En otras palabras, se trata de dejar anotaciones para constatar las operaciones contables.

Por ejemplo, imagina que una empresa hace una venta al contado. En este caso, la empresa debe realizar un asiento contable para que haya constancia de ese movimiento.

Los asientos contables se registran en el llamado Libro Diario General y su procedimiento es sencillo. En primer lugar, hay que analizar la transacción o movimiento y saber la naturaleza de las cuentas para que no haya errores en el momento de hacer una anotación.

Descubre en este nuevo post qué son los asientos contables, su utilidad y tipología vía @gesticentro #AsientosContables #contabilidad #empresa Clic para tuitear

¿Qué son las cuentas?

Estas recogen las variaciones de un elemento patrimonial.  Se distribuyen en forma de T, quedando el nombre del elemento del patrimonio en el centro, a la izquierda el Debe (cargo) y a la derecha el Haber (abono).

La diferencia entre las sumas del Debe y el Haber es el saldo, que puede ser: deudor, si el Debe es mayor que el Haber; acreedor, si el Haber es mayor que el Debe; o nulo, si ambas sumas coinciden.

En el Debe se anotan las compras, los aumentos de activo, los gastos y las disminuciones de pasivo. Mientras que en el Haber se registran las ventas, los ingresos, las disminuciones de activo y los aumentos de pasivo.

Tipos de asientos contables

Diferenciamos dos tipos de asientos: según el fondo y según su forma. En el primero se recoge la situación de la empresa en un ejercicio fiscal y el segundo nos ayuda a identificar el número de cuentas que participan en un movimiento o transacción.

Los asientos contables según su fondo podemos dividirlos en 4 tipos:

  • Operativos: Se refiere al registro diario de transacciones y cambios producidos en las cuentas durante un año fiscal. Va ordenado de forma cronológica.
  • De ajuste: Son anotaciones que se añaden al final del ejercicio para reflejar la situación real económica de la empresa.
  • De regularización: Estas anotaciones impulsan a cerrar y saldar cuentas, para finalmente trasladar el resultado final de ingresos y gastos al libro de contabilidad de la empresa.
  • De cierre: Este registro formal se enfoca en cerrar todas aquellas cuentas que tengan saldo en el ejercicio para terminar la contabilidad del año.

Asimismo, los asientos contables según su forma se dividen en:

  • Simples: Los asientos simples llevan el control en dos cuentas (de cargo y de abono). Por ejemplo, la compra de una casa pagada mediante el banco.
  • Compuestos: Formados por más de dos cuentas. Por ejemplo, en el caso de que vendas una maquinaria, cobras un 60 % al contado y la parte restante a través del banco.

Cómo se hacen los asientos contables

El funcionamiento de los asientos contables puede traerte algunos dolores de cabeza. Así que para evitar errores y ahorrar tiempo, te aconsejamos que utilices algún software o programa que te facilite la gestión de las cuentas diarias de tu negocio.

Lo único que debes tener en cuenta es distinguir los tipos de asientos que existen y elegir el tipo adecuado para evitar errores  y descuidos que perjudiquen a tu contabilidad.

No obstante, debes saber que para realizar un asiento contable, este es el mecanismo:

  1. Aplica el principio de doble partida, donde reflejes las operaciones en un periodo de tiempo.
  2. Diferencia dos cuentas: el cargo (Debe), que va a la izquierda y el abono (Haber), que va a la derecha.
  3. Para cuadrar el asiento contable, tanto el Debe como el Haber deben sumar la misma cantidad.

Por otro lado, estos son los elementos que deben quedar reflejados en un registro contable:

  • La fecha del acontecimiento económico.
  • Las cuentas afectadas con sus cargos y abonos.
  • Una descripción concisa y breve sobre la transacción.

En definitiva, un asiento contable supone un registro detallado y cronológico sobre un acontecimiento económico que ha ocurrido en la empresa y aunque parezca una cuestión sin importancia, lo es; ya que te ayuda a llevar un control exhaustivo sobre la contabilidad de tu empresa.

¿Has tenido tú alguna vez problemas a la hora de realizar registros en el libro de contabilidad de tu negocio?