¿Qué es un balance de situación?

Imagen balance de situación

¿Qué es un balance de situación?

Conocer bien la situación de tu negocio siempre es importante para poder avanzar con paso firme. Por eso con el paso del tiempo se han creado diferentes informes financieros que permiten a las empresas llevar este tipo de control.

¿Sabes lo que es el #balancedesituacion de una empresa? Hablamos de su definición y para qué se utiliza vía @gesticentro Clic para tuitear

Uno de esos informes es el balance de situación. Se trata de una de las herramientas más necesarias, por eso se debe conocer bien qué es y para qué se utiliza.

Qué es el balance de situación

El balance de situación es un informe que se realiza normalmente una vez al año para conocer los activos, pasivos y el patrimonio neto de un negocio. Se recoge toda esta información de manera resumida y para un momento concreto en el tiempo.

Es decir, un único balance solo sirve para conocer la situación en un momento determinado. Pero con la creación de este informe en repetidas ocasiones a lo largo del tiempo es como se puede analizar la evolución de un negocio.

Este informe financiero forma parte de las cuentas anuales de la empresa. Se presenta junto a la cuenta de pérdidas y ganancias y a la memoria del negocio. Dentro de las cuentas anuales se pueden encontrar tres formatos diferentes para presentar la información:

  • Normales
  • Abreviadas
  • Pymes

Para cada tipo de formato existen un balance de situación adaptado. Para poder utilizar el modelo abreviado las empresas deben cumplir dos ejercicios consecutivos con ciertos requisitos. El activo no puede superar los 2.850.000€, la cifra de negocios anual no puede superar los 5.700.000€ y no puede tener más de 50 trabajadores contratados.

Estructura del balance de situación

La estructua de este informe es muy sencilla. Se puede dividir en dos áreas, por un lado la liquidez y por el otro la exigibilidad. Dentro de la liquidez están los activos de la empresa que incluye los bienes y derechos de la misma.

Por otro lado, en la exigibilidad se incluyen los pasivos. Eso recoge las deudas y el capital aportado por los socios.

Para que un balance de situación esté bien hecho es necesario cumplir con la regla de oro. Esta dice que el total del activo debe ser igual que el total del patrimonio más el pasivo. Un balance de situación nunca puede estar descuadrado, por lo que si esta regla no se cumple habrá que revisar todo el informe.