Ciberseguros: ¿qué son y qué cubren?

Imagen ciberseguros

Ciberseguros: ¿qué son y qué cubren?

Internet ha revolucionado nuestras vidas en todo los sentidos y uno de ellos ha sido en el ámbito laboral, donde la digitalización de la mayor parte de los puestos de empleo crece a pasos agigantados.

Esto quiere decir que tanto empresas como organizaciones, autónomos, freelances, etc., trabajan con equipos informáticos y su material de oficina son miles y miles de documentos archivados en ordenadores, discos duros e incluso en la Nube de internet.

Por ello, los ladrones ahora se han convertido en hackers que atacan a los sistemas informáticos de cualquier negocio o institución para robar datos e información confidencial o simplemente hacer caer negocios online de miles de millones de euros.

¿Qué son y qué cubren los ciberseguros? Descúbrelo vía @gesticentro #internet #empresa Clic para tuitear

Y en este contexto es donde el mundo de los seguros ha ido evolucionando, pasando de cubrir riesgos “físicos” a llegar a crear una nueva categoría que son los ciberseguros, aquellas pólizas que tanto empresas como usuarios utilizan para protegerse de los riesgos de Internet. Saber en qué consisten y qué cubren es sencillo, solo tienes que seguir leyendo.

¿Qué es un ciberseguro?

Seguro que has escuchado hablar en más de una ocasión de ciberataques, piratería e incluso de secuestro de datos o también de pérdida de información por accidentes o errores humanos. Sea de la naturaleza que sea, una empresa puede sufrir incidentes que afecten a sus finanzas, información de carácter comercial, reputación, etc., llegándose a generar incluso un momento de crisis que afecte al negocio.

Estos riesgos relacionados con la infraestructura de la tecnología de la información no suelen estar registrados en las pólizas de seguros tradicionales. De ahí la necesidad de crear un tipo de seguro específico para el nuevo entorno digital que incluya cobertura para perdidas, cobertura de responsabilidad por perdidas causadas a los demás y otros beneficios como la seguridad o las auditorías.

En general, las ciberpolizas tienen como objetivo la protección ante todos aquellos incidentes que en la actualidad pueden darse por los riesgos del ciberespacio y el uso de las nuevas infraestructuras tecnológicas y su entorno.

¿Qué cubre un ciberseguro?

Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad existen diferentes formas de asumir los ciberriesgos: evitándolos, mitigándolos, aceptándolos o transfiréndolos. Es en este último punto es donde tendrían su papel fundamente los ciberseguros, vinculando y obligando legalmente a una compañía aseguradora ante la ocurrencia de ciertos eventos cibernéticos definidos previamente en el contrato que conlleven pérdidas, pagando una cantidad determinada al asegurado, quien por su parte, pagará una cuantía fija a la empresa aseguradora.

De forma que básicamente funcionan igual que un seguro tradicional, en cuyo contrato se fijarán las coberturas, exclusiones, límites, definiciones y demás aspectos según el nivel del asegurado.

Principales coberturas de los ciberseguros

Los ciberseguros contemplan, como cualquier otro seguro, garantías básicas y opcionales. Optar por un tipo concreto de garantía va a depender de variables diferentes: el tamaño de la empresa, el conjunto de datos que se van a asegurar, el tipo de exposición a internet que asume la compañía y el nivel de ciberseguridad que se requiere en cada caso.

A continuación te indicamos algunas de las coberturas que pueden incluir los ciberseguros, que no solo son legales o económicas, sino que también son técnicas.

  • Coberturas de responsabilidad civil frente a terceros.
  • Coberturas también por daños provocados a la propiedad intelectual de la empresa que puedan ser relativos a cualquier tipo de contenido o información.
  • Los daños ocasionados por la pérdida de datos de carácter personal así como los riesgos de privacidad y gastos por notificación de vulneraciones de privacidad a los titulares y terceros interesados también están cubiertos.
  • La asistencia jurídica de defensa en juicios, además de gastos por la defensa por multas, cobertura para procedimientos e investigaciones de organismos reguladores están contempladas en este tipo de seguros.
  • La pérdida de datos que están alojados en la “nube” está cubierta.
  • Protección por daños a los beneficios de la empresa debido a vulneraciones de seguridad o por ataques de denegación de servicio.
  • Protección por reclamaciones a terceros en caso de incumplimiento de custodia de datos, difamación en medios corporativos o si llega a dar infección por malware.
  • Aquellos gastos de gestión y comunicación derivados de una crisis están contemplados.
  • Gastos por errores tecnológicos y omisiones.
  • Gastos de tareas de reparación y restauración de los datos borrados y de los equipos técnicos dañados.
  • Asistencia técnica y gastos de investigación del siniestro, como, por ejemplo, la intervención de peritos informáticos para averiguar las circunstancias de una crisis.
  • Cobertura en caso de delitos cibernéticos que puedan llegar a darse, como la usurpación de identidad, hacking telefónico, fraude electrónico o extorsión cibernética.

Además de estos servicios, también puede haber servicios extras que puedes contratar como:

  • Línea de atención telefónica o mediante web ante cualquier duda o consulta
  • Adecuación personalizada de tu negocio a la LOPD
  • Medidas de prevención como análisis externos y también internos de las redes informáticas del asegurado

Conclusión

Teniendo en cuenta todos los ciberriesgos que asumen las empresas actuales, te aconsejamos que consideres la idea de contratar un ciberseguro como parte vital de tu empresa para también cumplir con obligaciones como la Ley de Protección de Datos.

Además, debes tomar medidas como realizar copias de seguridad de archivos, utilizar antivirus o instalar software original para prevenir en la medida de lo posible estas ciberamenazas, así como inculcar una serie de buenas prácticas en cuanto en cuanto a la seguridad de la información a tus empleados.