¿Cuánto le cuesta un empleado a una empresa?

Imagen costes laborales

¿Cuánto le cuesta un empleado a una empresa?

Decidir el momento exacto de dar el salto en tu negocio para contratar a alguien no es una tarea fácil. Es cierto que la cantidad de trabajo o el no saber hacer una tarea específica, te hace pensar que es hora de ampliar el personal en tu negocio para seguir creciendo.

Pero hay algo que te frena y es la incertidumbre de no saber si va a resultar rentable para tu empresa contratar a alguien. ¿Cuánto cuesta un empleado?  Esta es una de las principales preocupaciones que surge en la mayoría de autónomos, dueños de una pyme o de una empresa grande. Por eso hoy, vamos a conocer cuál es el coste laboral de un trabajador en España para que sepas de una vez por todas si vas a obtener beneficios en tu empresa.

¿Quieres saber cuánto te va a costar contratar a un empleado en tu empresa? ¡Aquí te lo contamos! vía @gesticentro Clic para tuitear

¿Cuánto cuesta un empleado?

Contratar a un empleado implica dos costes principales: el sueldo bruto y las cuotas a la seguridad social. Vamos a ver qué es cada cosa.

1. Sueldo bruto

Deberás ceñirte a lo que estipule el convenio colectivo de tu sector y Comunidad Autónoma o provincia para su categoría profesional.

Por ejemplo, el convenio de supermercados de Cataluña estipula que un camarero con jornada completa de 40 horas semanales tiene un coste bruto anual de 12.215 euros. Para analizar otro sector, deberás fijarte en el colectivo específico.

Aquí es importante que tengas en cuenta que aunque los convenios fijan el salario mínimo por categoría profesional, en ocasiones se pactan salarios superiores. Esto dependerá de factores como la experiencia y cualificación del trabajador o la competencia que haya en el mercado.

Otros factores como el transporte, las horas extra o trabajar en fin de semana también están regulados en los convenios y esto supondrá un coste adicional del sueldo bruto.

2. Seguridad Social a cargo de la empresa

Este es un coste adicional que la empresa debe asumir también. Y consta de cinco partidas:

  • Cotización por contingencias comunes
  • Cotización por desempleo
  • Cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales
  • Cotización por formación profesional
  • Cotización al Fondo de Garantía Salarial

En el vídeo que hemos preparado veremos qué porcentaje y cantidad de dinero exacto va destinado a cada partida para que te hagas una idea.

¿Qué corre a cargo del empleado?

El trabajador a la hora de negociar con el empresario siempre va a querer que le deje lo más claro posible cuánto dinero va a ganar «limpio» a final de mes, es decir el suelo neto. Por eso, es importante que diferencies bien el sueldo bruto y el sueldo neto.

Por esta razón, debes deducir de su sueldo bruto estas dos partidas:

  • Parte de la Seguridad Social (que se compone a su vez de tres partidas): cotización por contingencias comunes, cotización por formación y cotización por desempleo, lo que en total supone un 6,35 % del sueldo bruto.
  • IRPF: Que puede oscilar entre el 4 y el 20 %, en función del salario bruto.

Ayudas o bonificaciones a la contratación

Un trabajador que gana mil euros puede costarle a una empresa cerca de 22.000 euros al año. Como ves es una cifra alarmante.

Ante esto, afortunadamente existen ayudas y bonificaciones para autónomos y pymes que quieren contratar trabajadores para su negocio.

Y entre estas se encuentran:

  • Para menores de 30 años: Dependiendo del número de trabajadores que tenga una empresa y el tipo de contrato, la empresa podría estar exenta de pagar seguros sociales, formación, cotización por contingencias comunes o tener una reducción del 50 % en la Seguridad Social.
  • Para mayores de 45 años: La empresas de más de 50 empleados pueden verse beneficiadas con una bonificación de 1.300 euros si contratan a personas mayores de 45.
  • Otras ayudas para todas las empresas: Empresas que contraten personas con discapacidad o trabajadores procedentes de ETT con contrato de primer empleo joven o en prácticas, también saldrán beneficiadas.

En cualquier caso, dar el salto y empezar a contratar gente siempre da miedo. Contar con una asesoría siempre va a servir de apoyo y va a solventarte todas las dudas como cuánto cuesta un empleado en tu caso concreto o qué puedes exigir.