fbpx
 

¿Por qué es recomendable formalizar por contrato un préstamo a tipo cero?

Imagen préstamo a tipo cero

¿Por qué es recomendable formalizar por contrato un préstamo a tipo cero?

Desde que la crisis golpeó fuerte en España, y ante los obstáculos cada vez mayores de las entidades bancarias, son muchos los que se plantearon la opción de pedir dinero a sus familiares, amigos o terceros, bien para tapar sus deudas, comprarse una casa o incluso para emprender un negocio.

Por lo que este tipo de préstamos, llamados préstamos entre familiares, amigos o particulares, se han consolidado como uno de los recursos de financiación más solicitados en los últimos tiempos; ya que una de las ventajas que ofrece (centrándonos en un préstamo entre amigos y familiares) es que no hay que pagar intereses; es decir, un amigo o familiar puede facilitarte un préstamo, sin recibir este ningún beneficio, procedente de un tipo de interés.

¿En qué consiste el préstamo a tipo cero?

Uno de los requisitos del préstamo a tipo cero es que el importe recibido debe devolverse en el tiempo que se haya pactado, sin que se genere ningún importe adicional que tenga que ver con ningún tipo de interés.

Como ves, las características de este tipo de préstamos es mucho mejor que acudir a un banco, ya que el interés es cero. No obstante, hay que tener cierto cuidado porque esa entrega de dinero puede parecerse a una donación si no se ve reflejado un acuerdo o contrato en el que se pacte una devolución en una fecha establecida.

Diferencias entre préstamos a tipo cero y donación

Si Hacienda confunde este tipo de préstamo con una donación, pueden surgirte algunos inconvenientes fiscales. Por ello vamos a dejar claro la diferencia principal entre un préstamo a tipo cero y una donación.

Mientras el préstamo a tipo cero está exento del pago de impuestos, las donaciones tributan bajo el Impuesto de Donaciones, un tributo que se cede a las comunidades autónomas y que su valor dependerá de cada comunidad.

El problema surge aquí cuando los donantes prefieren realizar un préstamo entre particulares a tipo cero que una donación, ya que a efectos fiscales resulta más ventajoso. Por esa razón, Hacienda está cada vez más atenta a estos movimientos debido a las donaciones encubiertas que están apareciendo. Y desconfía, por tanto, cuando no tiene que hacerlo.

En el momento que detecta que ha pasado un largo periodo y que no se ha devuelto el dinero al prestamista, automáticamente considera que se trata de una donación y obligará al prestamista a tributar por esos impuestos, además de imponerle la sanción correspondiente.

Entonces, ¿qué hay que hacer para formalizar un préstamo a tipo cero?

Para evitar problemas con cualquier inspección de Hacienda y aunque el dinero te lo preste cualquier miembro de tu familia, de total confianza, es necesario y recomendable que elaboremos un contrato privado o mercantil donde quede reflejada la siguiente información:

  • Fecha de desembolso.
  • Datos personales tanto del prestamista como del prestatario (nombre, apellidos, DNI, dirección y en caso de que haya un parentesco, deberá quedar también reflejado).
  • Importe prestado.
  • Tipo de interés (aunque no haya interés, especificar que es 0).
  • Fechas de pago.
  • Cláusulas de este tipo de contrato (referentes al retraso en los pagos o consecuencias por impagos).

Redactar con todo detalles este tipo de contrato es de vital importancia, puesto que si el importe tarda mucho en devolverse al prestamista, la Agencia Tributaria puede considerar que se trata de una donación y esto como hemos dicho antes, implica el pago del Impuesto sobre Donaciones y Sucesiones, que dependiendo de la comunidad en la que viva el prestatario, puede suponer una cuantía elevada.

Por lo que cumplimentar este contrato no es obligatorio pero sí es muy aconsejable si quieres evitar problemas con la Agencia Tributaria. No te quedará otra que cumplimentar muy bien este contrato para que quede constancia y puedas demostrar que se trata de un préstamo y que no tienes que pagar impuestos por este.

Pero recuerda que ante una inspección, el contrato será válido solo si:

  • Se ha inscrito en la Consejería de Hacienda o en el Registro de la Propiedad.
  • O si se redacta una escritura pública del reconocimiento de la deuda.

Y una vez registrado, deberás liquidar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales mediante el modelo 600. Esto deberás hacerlo en el plazo de un mes desde la fecha del contrato.

¿Qué problemas puedes evitar?

Además de evitar el pago a Hacienda porque esta considere que sea una donación, estos son otros problemas que puedes evitar cuando formalizas este tipo de préstamos a través de un contrato:

  • Podrás reclamar el impago cuando la fecha límite del contrato vence.
  • El prestamista puede demostrar que el dinero que recibe procede de la devolución del préstamo de tipo cero, y que por tanto está libre de pagar impuestos.
  • Po su parte, el prestatario puede demostrar ante Hacienda el origen de ese dinero prestado, evitando que Hacienda malinterprete que se trata de un aumento de patrimonio no justificado y por lo que podrían sancionarle.

Te aconsejamos que hagas las cosas bien y aunque no sea una obligación formalizar un préstamo a tipo cero mediante contrato con tu madre por ejemplo, sí es lo mejor para evitar inconvenientes y dolores de cabeza con Hacienda.